6 A 12 AÑOS: PREVENCIÓN DE ACCIDENTES

UN ACCIDENTE NO ES UNA FATALIDAD. ES FALTA DE PREVENCIÓN.

Breve guía para prevenir lesiones.

Los niños tienen más probabilidad de sufrir lesiones involuntarias que de padecer cualquier otra enfermedad grave.

Cuando inician la escuela, los chicos van conquistando más autonomía.

Es importante que crezcan sintiéndose apoyados por sus padres, respaldados en sus progresos y que las pautas de cuidados los fortalezcan y no los atemoricen.

¿QUÉ TENER EN CUENTA PARA CUIDAR A LOS CHICOS EN EDAD ESCOLAR?

La mejor educación vial es nuestro ejemplo, respetando siempre las normas de tránsito.

En la calle, caminando:

Es importante que los chicos incorporen el saludable hábito de la caminata.

Caminar por la vereda implica estar atento a las salidas de vehículos, detenerse en las esquinas y mirar hacia ambos lados antes de cruzar sobre las líneas marcadas en las esquinas, prestando atención a las señales de tránsito.
No es recomendable que jueguen en la calle.

En bicicleta:

Sugerimos circular sólo por bicisendas o lugares habilitados. Utilizar casco y respetar las normas de tránsito.

En motos y ciclomotores:

NO es recomendable transportar niños menores de 12 años en moto. Las motos no deben llevar más de un pasajero; conductor y acompañante deben usar siempre casco.
Los niños, aunque parezcan maduros y competentes, no pueden ni deben conducir vehículos de motor.

En automóviles:

Hasta los 12 años, los niños deben viajar en el asiento trasero, sobre almohadones elevadores protegidos con cinturón de seguridad.

En el transporte escolar:

Las pautas de seguridad deben compartirse con la escuela, y deben ser comprendidas y adoptadas por los chicos: subir y bajar en los lugares habilitados cuando el vehículo se haya detenido, viajar sentados, colocarse cinturones.

Es responsabilidad de los padres exigir a la empresa que los transporta el cumplimiento de dichas normas.

En el agua:

Es importante que los niños aprendan a nadar desde pequeños: se aconseja comenzar el aprendizaje lo antes posible.
No deben nadar solos y es conveniente la supervisión de un adulto con capacidad física adecuada.

En ríos, lagos y playas

Elegir lugares con señalización y guardavidas.
No es seguro bañarse ni zambullirse en sitios desconocidos.

Evitando situaciones violentas:

Recuerde que desde la familia, con el ejemplo y con la palabra, se puede enseñar a resolver los conflictos sin violencia. Preguntar a los chicos sobre situaciones de violencia en los lugares que frecuentan (el club, la escuela) y tratar de encontrar juntos modos de solucionarlas.
Enseñar a los niños y niñas pautas de conductas seguras sin atemorizarlos. Esto incluye evitar contacto con personas desconocidas, y también hacer respetar su intimidad y su cuerpo.

Los contactos virtuales y las redes sociales

Pueden ser una fuente de riesgos. Es bueno compartir con los hijos la información personal que brindan, sus contactos, y sus actividades en internet. Es aconsejable conectar en red la computadora que utiliza el niño y las de los padres para poder tener acceso en simultaneo a diálogos que generen dudas, sin por ello invadir su privacidad.

Fuente: SAP (Sociedad Argentina de Pediatría)


Copyright © 2014 Consultorio Médico Odontológico Powered by